La intersección entre la psicofarmacología y la salud sexual ha sido explorada en un estudio reciente que arroja luz sobre el potencial terapéutico de los psicodélicos en la mejora de la función y satisfacción sexual.

Este análisis se propone desentrañar los hallazgos de la investigación con una mirada crítica, abordando tanto su metodología como sus implicaciones.

En el estudio , publicado en la revista Nature Scientific Reports, investigadores del Centro de Investigación Psicodélica del Imperial College de Londres recopilaron respuestas a cuestionarios de casi 300 personas antes y después de una experiencia psicodélica.

El análisis revela que, en promedio, las personas informaron mejoras en una variedad de áreas de la función sexual hasta seis meses después de su experiencia psicodélica, incluido el disfrute del sexo, la excitación sexual, la satisfacción con el sexo, la atracción por la pareja, su propia apariencia física, la comunicación. y su sentido de conexión.

Tommaso Barba, primer autor del estudio y estudiante de doctorado en el Centro de Investigación Psicodélica del Imperial College de Londres, señala:

Creemos que este es el primer estudio científico que explora los efectos de los psicodélicos en el funcionamiento sexual. Esto es particularmente significativo dado que la disfunción sexual, a menudo inducida por antidepresivos, con frecuencia hace que las personas dejen de tomar estos medicamentos y posteriormente recaigan.

Diseño y metodología del estudio

El estudio adoptó un enfoque dual, combinando un análisis observacional en entornos naturalistas con un ensayo clínico controlado y aleatorizado.

Este diseño permitió una comparación rica y matizada entre los efectos autoinformados de los psicodélicos en contextos de uso real y los observados en un entorno controlado.

1. Encuestas

La primera parte se enfocó en individuos que consumieron psicodélicos en entornos personales y ceremoniales, recogiendo datos a través de encuestas en línea antes y después del consumo.

261 participantes respondieron a la encuesta en línea antes de consumir sustancias (incluidas psilocibina/hongos mágicos/trufas, ayahuasca, DMT, San Pedro y LSD) y dos veces después de la experiencia.

2. Ensayo clínico

El segundo estudio, dirigido por el profesor Robin Carhart-Harris , examinó a 59 personas que participaron en un ensayo clínico para evaluar la psilocibina como tratamiento del trastorno depresivo mayor.

30 personas recibieron psilocibina y 29 tomaron el antidepresivo escitalopram (ISRS).

Bruna Giribaldi , autora principal del artículo comenta:

Hasta ahora, toda la investigación sobre la depresión sólo se ha centrado en si los tratamientos causan disfunción sexual. Queríamos asegurarnos de ir más allá y explorar más aspectos de la sexualidad que podrían verse afectados por estos tratamientos. Estábamos interesados ​​en descubrir si los psicodélicos podrían influir en las experiencias de sexualidad de las personas de una manera positiva.

Hallazgos clave del estudio

Los hallazgos clave del estudio sobre los efectos de los psicodélicos en la función y satisfacción sexual revelan impactos significativos en varias áreas clave:

1. Mejoras en la función sexual y la satisfacción

Los participantes en ambos estudios reportaron mejoras notables en su función sexual y satisfacción. Esto incluye un aumento en el placer sexual experimentado, una mayor satisfacción con la apariencia propia y la del compañero, y una comunicación mejorada sobre deseos sexuales.

Estos efectos se observaron tanto a corto plazo (4 semanas después del uso de psicodélicos) como a largo plazo (6 meses después).

2. Percepción espiritual o sagrada

Un cambio significativo fue la revalorización del sexo como una experiencia más espiritual o sagrada post-uso de psicodélicos, un hallazgo que resalta la influencia de estas sustancias en la percepción y significado que los individuos asignan a sus experiencias sexuales.

3. Mejoras sostenidas en el tiempo

Los resultados indican que las mejoras en la función y satisfacción sexual no son meramente transitorias, sino que se mantienen significativamente durante al menos 6 meses después del consumo de psicodélicos.

4. Comparación con tratamientos convencionales

En contraste con el escitalopram, un ISRS comúnmente utilizado para la depresión que a menudo deteriora la función sexual, el uso terapéutico de psilocibina no solo mostró ser comparable en la reducción de síntomas depresivos, sino que además mejoró varios aspectos de la función y satisfacción sexual.

Este hallazgo sugiere que la psilocibina podría ofrecer beneficios duales: aliviar la depresión sin los efectos secundarios sexuales negativos asociados con los ISRS.

Implicaciones y futuras exploraciones

Estos resultados abren la puerta a nuevas posibilidades terapéuticas, especialmente en un campo donde las opciones de tratamiento a menudo conllevan efectos secundarios indeseados en la función sexual.

Sin embargo, los autores del estudio a destacan una serie de limitaciones del estudio, incluida la naturaleza de los datos basados ​​en cuestionarios.

También destacan que los participantes eran predominantemente blancos, heterosexuales, empleados y bien educados, lo que limita la generalización de los hallazgos entre las poblaciones.

Tommaso Barba finaliza:

Es importante enfatizar que nuestro trabajo no se centra en lo que sucede con el funcionamiento sexual mientras las personas toman psicodélicos, y no estamos hablando del ‘rendimiento sexual’ percibido, pero sí indica que puede haber un impacto positivo duradero. sobre el funcionamiento sexual después de su experiencia psicodélica, lo que potencialmente podría tener impactos en el bienestar psicológico.

Conclusiones

El estudio ofrece una ventana a un futuro donde los tratamientos para la salud sexual podrían incluir opciones más holísticas y menos invasivas.

A medida que avanzamos hacia una comprensión más integrada de la salud mental y sexual, los psicodélicos emergen como potenciales aliados en este viaje.

Referencias

Recomendamos

Escribe un Comentario