En años recientes, los beneficios para la salud mental y cognitiva de la psilocibina se han vuelto cada vez más evidentes.

La nueva revolución psicodélica ha puesto a los hongos con psilocibina en el primer plano de las conversaciones sobre nuevos tratamientos que sean efectivos para la depresión, adicción y muchos otros problemas mentales.

Las dosis altas pueden inducir experiencias alteradoras de la mente significativas, que pueden ser abrumadoras para individuos no preparados.

Las microdosis en cambio, que es la práctica de consumir dosis mínimas de psilocibina en un horario establecido, es una alternativa más segura que puede hacer la vida diaria más placentera y traer cambios positivos al bienestar, productividad y creatividad de uno.

La meditación, la práctica de enfocar o despejar tu mente a través de técnicas mentales y físicas, es un complemento perfecto para un régimen de microdosis, ya que puede ayudarte a organizar tus pensamientos e integrar las percepciones que obtienes de las experiencias psicodélicas en tu vida diaria.

Antes de adentrarnos en las diversas técnicas de meditación que puedes probar, puedes repasar aquí los protocolos de microdosis más populares para encontrar el que se ajuste a tus necesidades.

1. Mindfulness

La meditación de atención plena ha ganado popularidad recientemente debido a sus beneficios comprobados en la reducción del estrés.

Esta técnica requiere que encuentres un lugar cómodo y sin interrupciones para sintonizarte con tus pensamientos y sentimientos actuales mientras respiras profundamente.

Una vez que puedas enfocarte en estos estímulos, debes observarlos conscientemente sin reaccionar, dejándolos pasar.

Esta técnica de meditación se utiliza a veces durante la terapia de integración, permitiendo a los pacientes observar las percepciones obtenidas de una experiencia psicodélica desde un lugar de aceptación en lugar de juicio, lo que puede ayudarles a comprenderse mejor.

2. Meditación Vipassana

Vipassana significa «ver las cosas tal como son». Esta antigua técnica puede mejorar la concentración y la autoconciencia a través de la meditación, y su práctica consiste en prestar atención a las sensaciones físicas que interactúan y condicionan la mente.

Practicar la meditación Vipassana puede ayudarte a dejar de rumiar sobre decisiones pasadas y reducir ansiedades y expectativas sobre el futuro, logrando la calma al permanecer en el aquí y ahora.

Practicar la meditación Vipassana en tus días libres puede ayudarte a trabajar en cualquier realización que hayas tenido bajo los efectos de los psicodélicos y mejorar tu estado de ánimo general una vez que desaparezca el resplandor.

3. Meditación guiada

La meditación guiada se practica con un profesor que te guía a través de la meditación, ya sea en persona o a través de audio o video.

Te ayudarán a conectarte con tu mente, enseñarte las técnicas necesarias y aconsejarte sobre cómo integrar la calma y las percepciones que obtienes de la práctica en la vida cotidiana.

Dado que un tutor está a cargo de la práctica, este tipo de meditación puede ser más fácil que otras prácticas durante una experiencia psicodélica.

Te permite enfocarte solo en las instrucciones, y podrías alcanzar fácilmente tu conciencia incluso si eres inexperto en prácticas meditativas.

4. Meditación Metta

La meditación Metta se centra en recitar palabras y frases que evocan amor y compasión hacia uno mismo y hacia otros seres.

Después de sentarte cómodamente y tomar respiraciones profundas y lentas durante unos minutos, comienzas repitiendo palabras de afirmación hacia ti mismo.

Luego, haces lo mismo con un amigo o familiar que se preocupa por ti y progresas incluyendo animales, vecinos o conocidos más distantes.

También debes incluir a personas con las que tengas una relación tensa o problemas.

Los intensos sentimientos de autocompasión y conexión que los psicodélicos provocan sin duda harán que esta práctica sea más valiosa y puedan ayudarte a trabajar en problemas complejos sin confrontación.

5. Meditación Yoga

La práctica antigua del yoga abarca numerosos estilos, todos requiriendo concentración y conexión con el cuerpo.

Esta disciplina implica realizar secuencias de movimientos que requieren respiración consciente para alcanzar un estado meditativo.

Tu sesión de yoga será más exitosa cuanto más puedas permanecer en el momento, enfocándote solo en tu respiración y movimientos para mejorar tu flexibilidad.

La práctica generalmente termina con una breve meditación guiada de tu tutor, lo que la convierte en una mezcla ideal de ejercicio físico y autoexamen.

Un régimen de microdosis constante te ayuda a conectarte más profundamente con la práctica y sumergirte en la meditación más fácilmente.

6. Meditación Chakra

«Chakra» es la palabra sánscrita para rueda. En la religión védica, los chakras son siete centros de energía que van desde la parte inferior de la columna hasta la parte superior de la cabeza.

Aunque no son tangibles, se dice que conectan nuestro cuerpo espiritual con nuestro material.

La meditación Chakra es una práctica que se centra en alinear estos siete chakras y restaurar su energía.

Si bien las técnicas son similares a otros tipos de meditación, también requieren que visualices tus chakras.

Dado que los psicodélicos pueden producir experiencias místicas en sus usuarios, es posible que les resulte más fácil conectarse con este sistema de creencias y tener experiencias exitosas realineando sus chakras.

Recomendamos

Escribe un Comentario