Por Jennifer Chesak

Un creciente cuerpo de investigación continúa demostrando el potencial de la psilocibina, el principal ingrediente activo de los hongos mágicos, como tratamiento a problemas de salud mental.

Si bien el TEPT, la depresión y la ansiedad han emergiendo como los objetivos más probables, la psilocibina también se está estudiando por su potencial para aliviar los síntomas de diversas otras afecciones.

En la investigación para mi libro, El manual de psilocibina para mujeres, aprendí sobre tres condiciones fuera del ámbito de la salud mental con las que la psilocibina puede ayudar: la menopausia, la fibromialgia y la demencia.

Y algunas de las razones por las que la psilocibina puede ser un agente útil involucran las causas que estas condiciones tienen en común.

¿Qué es la psilocibina?

La psilocibina es un compuesto que se encuentra en los hongos psicodélicos. Otro compuesto similar, llamado psilocina, también se encuentra en los hongos mágicos, pero en cantidades más pequeñas.

Cuando comes hongos mágicos, tu cuerpo convierte la psilocibina en psilocina, que es en gran parte responsable de los efectos psicodélicos.

La psilocina se une a los receptores de serotonina, especialmente en la corteza prefrontal, el área del cerebro que regula el estado de ánimo y las emociones.

Debido a que la serotonina es un neurotransmisor que juega un papel en el estado de ánimo, la cognición, la memoria, el aprendizaje, la digestión y la señalización del dolor, tomar hongos puede afectar temporalmente todas esas áreas.

1. Psilocibina para la menopausia

Durante las últimas etapas de la perimenopausia, los años previos a la transición a la menopausia, pueden surgir muchos de los síntomas clásicos de la «menopausia», como sofocos, insomnio, depresión, cambios de humor y disfunción sexual.

Hasta el momento, los investigadores no han completado ensayos clínicos sobre si la psilocibina puede ayudar con la menopausia. Pero la psilocibina se ha estudiado para algunos síntomas que se superponen con la menopausia.

Depresión y cambios de humor relacionados con la menopausia

La Sociedad de Menopausia dice que las personas en la perimenopausia y en los primeros años de la posmenopausia parecen ser particularmente vulnerables a la depresión, probablemente debido a los cambios hormonales.

Un estudio anterior de 2006 encontró que las personas de 36 a 45 años que no tenían un diagnóstico previo de depresión mayor en sus años premenopáusicos tenían el doble de probabilidades de desarrollar síntomas significativos de depresión en la perimenopausia que aquellas que aún no habían entrado en la transición.

Mientras realizaba la investigación, entrevisté a Julie Freeman, una consejera de salud que trabaja con personas en perimenopausia y posmenopausia.

Los médicos suelen recetar inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) para la depresión relacionada con la transición. Con los ISRS, puedes mitigar la inestabilidad del estado de ánimo. Entonces, en lugar de tener súper altibajos, puedes sentirte un poco embotado. La psilocibina, sin embargo, puede ayudar a las personas a sentirse más cómodas con sus altibajos.

En un pequeño estudio de 2018, los investigadores encontraron que los participantes con depresión mayor que se sometieron a dos sesiones de terapia asistida por psilocibina con siete días de diferencia informaron mejoras en sus síntomas.

Describieron, según los investigadores:

Una mayor disposición a aceptar todas las emociones posteriores al tratamiento (incluidas las negativas).

Además, la psilocibina mejora la expresión del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), una proteína que desempeña un papel en la salud y el mantenimiento de las células y eso está asociado con la depresión cuando su señalización está deteriorada.

Las investigaciones indican que las hormonas femeninas progesterona y estrógeno regulan los niveles de BDNF y que el BDNF es más bajo después de la menopausia debido a la disminución de estas hormonas.

Incluso antes de la menopausia, los niveles fluctuantes de BDNF pueden desempeñar un papel en los cambios de humor durante la perimenopausia.

Se sabe que la psilocibina, junto con algunos de los otros psicodélicos, ayuda a mejorar el BDNF. Y aunque sus ISRS también lo hacen, parece que probablemente haya una mejor oportunidad con la psilocibina.

Disfunción sexual relacionada con la menopausia

Hasta el 85 % de las personas que han llegado a la menopausia experimentan algún tipo de disfunción sexual, que puede implicar falta de libido, incapacidad para llegar al clímax, dolor durante las relaciones sexuales y más.

Freeman señala:

A medida que una mujer atraviesa la menopausia y el estrógeno disminuye, la libido generalmente también disminuye. Si bien los ISRS pueden reducir aún más la libido, la psilocibina no.

Los investigadores aún no han completado los ensayos clínicos para determinar si la psilocibina puede ayudar con la libido.

Pero la literatura existente sugiere que la psilocibina puede mejorar la comunicación íntima y la imagen corporal, dos factores importantes al navegar por la disfunción sexual.

2. Psilocibina para la fibromialgia

Las mujeres, especialmente aquellas que han llegado a la menopausia, se ven afectadas de manera desproporcionada por la fibromialgia, una afección de dolor crónico que los investigadores creen que tiene sus raíces en la disfunción serotoninérgica.

Dado que la psilocina se une a los receptores de serotonina, los investigadores están analizando si los hongos mágicos pueden ayudar.

Por ejemplo, los investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham están planeando un ensayo clínico para estudiar los efectos de la psilocibina en los síntomas de la fibromialgia.

Además, investigadores de la Universidad de Michigan en Ann Arbor realizaron una encuesta en línea preguntando a las personas con fibromialgia sobre sus experiencias psicodélicas.

Entre los 354 participantes, casi el 30% había probado psicodélicos, siendo el LSD y la psilocibina las opciones más populares.

De los 12 participantes que probaron psicodélicos con la intención de aliviar el dolor crónico, 11 reportaron un beneficio.

3. Psilocibina para la demencia

En los Estados Unidos y en toda Europa, aproximadamente dos tercios de las personas diagnosticadas con demencia o Alzheimer son mujeres.

Los investigadores dicen que una de las razones de esto tiene que ver con las diferencias en la esperanza de vida al comparar los géneros asignados al nacer.

Pero los cambios que ocurren alrededor de la menopausia, específicamente la disminución de estrógeno, también pueden desempeñar un papel, ya que el estrógeno parece ser neuroprotector.

La investigación muestra una asociación entre la menopausia temprana y la demencia de aparición temprana, por ejemplo.

Los científicos de la Universidad Johns Hopkins están trabajando en un estudio piloto para ver si la psilocibina tiene potencial para mejorar los síntomas de depresión en personas con deterioro cognitivo leve o enfermedad de Alzheimer temprana.

En una mini revisión de 2020, los investigadores notaron algunos beneficios cognitivos informados de la microdosis de psilocibina.

¿Es legal la psilocibina?

En Estados Unidos no en este momento. Según la Ley de Sustancias Controladas, la psilocibina está clasificada como una droga de la Lista I en los Estados Unidos, lo que significa que la Administración para el Control de Drogas (DEA) las considera «drogas sin un uso médico actualmente aceptado y con un alto potencial de abuso».

Sin embargo, los expertos están de acuerdo, según la investigación, en que esa clasificación está desactualizada.

Betty Aldworth, directora de comunicación y marketing en la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos (MAPS) señala:

Una mirada honesta a la ciencia y una mirada honesta a los criterios de la Ley de Sustancias Controladas debería significar que en algún momento, con suerte en nuestras vidas, la psilocibina se cancela y ya no está controlada por la DEA.

En los últimos años, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) otorgó la designación de Terapia Innovadora a la psilocibina para la depresión resistente al tratamiento y el trastorno depresivo mayor .

La FDA otorga esta designación cuando un medicamento demuestra en ensayos clínicos preliminares que puede ofrecer un beneficio sustancial sobre las terapias existentes.

Se están realizando una gran cantidad de ensayos clínicos de fase 3 con psilocibina. La FDA también publicó una guía preliminar este año para los investigadores que estudian psicodélicos.

Si bien sigue siendo ilegal a nivel federal, varias ciudades de EE. UU. han despenalizado el uso personal de psilocibina.

Algunos estados han legalizado la psilocibina en contextos específicos, y otros estados han redactado proyectos de ley para una posible despenalización o legalización.

Recomendamos

Escribe un Comentario