Las soluciones orales de cannabis están ganando popularidad, ofreciendo una alternativa atractiva para aquellos que buscan los beneficios del cannabis sin recurrir a métodos más tradicionales, como fumar o vaporizar.

Sin embargo, la insatisfacción a menudo surge de no dosificar adecuadamente estos productos.

Aquí te compartimos cuatro consideraciones clave para garantizar que obtengas el máximo provecho de tu formulación de cannabis oral.

1. Aumenta incrementalmente la dosis

Con el uso regular, los pacientes desarrollan tolerancia a las soluciones orales de cannabis. Es una práctica recomendada comenzar con una dosis baja, como 2.5 mg de THC, al administrar soluciones orales.

Esta dosis inicial suave permite adaptarse gradualmente a las soluciones orales, especialmente si se toma antes de dormir para evaluar cómo reacciona el cuerpo.

A medida que te sientas más cómodo y busques un alivio más significativo, puedes aumentar gradualmente a dosis de 5 mg.

Iniciar con dosis bajas garantiza que aprendas a manejar las soluciones orales y manejar los síntomas que deseas abordar.

2. Considera el tiempo de acción

A diferencia de la acción inmediata que se experimenta al fumar cannabis, las soluciones orales tardan entre 30 minutos y una hora en hacer efecto.

Esto se debe a que los cannabinoides deben pasar por todo el sistema digestivo y procesarse en el hígado antes de entrar en el torrente sanguíneo.

Evita la tentación de tomar más si no sientes nada durante la primera hora; ser paciente y comenzar con dosis más ligeras al principio ayudará a tu cuerpo a acostumbrarse a la sensación única que proporcionan las soluciones orales.

3. La biodisponibilidad de los cannabinoides

Las soluciones orales simples con aceite de triglicéridos de cadena media (MCT) pueden permitir que solo el 4 al 12% de los cannabinoides totales ingresen al torrente sanguíneo después de la descomposición en el sistema digestivo.

La absorción de cannabinoides puede estar influenciada por diversos factores, como el sexo, el peso, la última comida ingerida y otros factores corporales.

Es esencial que los nuevos consumidores de soluciones orales encuentren la dosis adecuada basándose en su tipo de cuerpo y otros factores mencionados anteriormente.

4. Combina CBD con otros cannabinoides

Además del THC, las formulaciones de cannabis oral suelen contener cannabidiol (CBD) y otros cannabinoides menores.

Las proporciones de THC:CBD pueden mejorar los efectos del THC, y el CBD tiene propiedades antiinflamatorias únicas. Las proporciones comunes son 1:1 de THC y CBD o más CBD que THC.

La combinación de THC con otros cannabinoides menores, como el Cannabinol (CBN), Cannabichromene (CBC) o Cannabigerol (CBG), puede ofrecer beneficios adicionales, como mejorar el apetito, aliviar el dolor, ayudar con las náuseas y mejorar la calidad del sueño.

Conclusiones generales

Ser paciente y comenzar con dosis más bajas permitirá a los usuarios de soluciones orales de cannabis encontrar la mezcla adecuada de cannabinoides menores y, posiblemente, utilizar diferentes soluciones durante el día y la noche.

Muchos factores influirán en la terapia adecuada para cada persona, pero todo comienza con dosis orales de cannabis más bajas, observando los tiempos de inicio y las absorciones para comprender un régimen diario apropiado.

A medida que la tecnología y los productos mejoren, es probable que las soluciones orales continúen ganando aceptación en mercados más maduros.

Recomendamos

Escribe un Comentario