La Dimetiltriptamina (DMT) es una sustancia psicodélica fascinante que se encuentra tanto en el reino vegetal como en el animal y que también puede ser sintetizada en laboratorios.

Este compuesto pertenece a la familia de las triptaminas, que comparten un núcleo estructural común basado en el triptófano, un aminoácido esencial.

Aunque a menudo se habla de «DMT» como si fuera un único compuesto, existen varias variantes y formas en las que se presenta en la naturaleza y en su uso humano, cada una con perfiles de efectos distintos debido a sus diferencias químicas y farmacológicas.

Ayahuasca

Se trata de una bebida psicodélica que se elabora a partir de la combinación de dos plantas encontradas en la selva amazónica.

Una contiene N,N-DMT (como la Psychotria viridis), y la otra contiene inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), como la Banisteriopsis caapi.

Los IMAO permiten que el DMT, que normalmente sería desactivado rápidamente en el sistema digestivo, sea activo oralmente.

La experiencia de la ayahuasca es prolongada, durando entre 4 y 6 horas, y es conocida por sus intensos efectos visuales y emocionales.

Mimosa tenuiflora

La raíz de la mimosa tenuiflora, también conocida como «jurema» es una fuente rica en DMT y sus extractos pueden ser consumidos directamente o utilizados para preparar brebajes con efectos psicodélicos.

A  diferencia de la ayahuasca, si se consume solo el extracto de Mimosa sin un IMAO, el DMT no será activo oralmente, sino que a menudo se fuma o vaporiza para efectos psicodélicos rápidos y intensos.

Bufo alvarius

El veneno del bufo alviarus o sapo del desierto de Sonora contiene 5-MeO-DMT, una variante de la dimetiltriptamina que es significativamente más potente.

Aunque químicamente relacionado, el 5-MeO-DMT produce una experiencia psicodélica que es notablemente diferente de la del DMT puro, siendo a menudo descrita como más abrumadora y con menos visuales. Se consume fumando o vaporizando el extracto seco del veneno del sapo.

Química del DMT y 5-MeO-DMT

La estructura química y la farmacología del DMT (N,N-Dimetiltriptamina) y sus compuestos relacionados son fundamentales para comprender sus efectos psicodélicos y cómo interactúan con el cerebro humano.

1. DMT (N,N-Dimetiltriptamina)

La estructura química del DMT incluye dos grupos metilo (CH₃) unidos al nitrógeno (N) del anillo indol de la triptamina, unido a una cadena lateral de etilamina.

Esta estructura se completa con dos grupos metilo (-CH₃) unidos al nitrógeno (N) del grupo etilamina, de ahí el nombre N,N-Dimetiltriptamina.

La presencia de estos grupos metilo incrementa la lipofilicidad de la molécula, facilitando su paso a través de la barrera hematoencefálica.

Esta estructura es responsable de su capacidad para interactuar con una amplia gama de receptores serotoninérgicos, principalmente los receptores 5-HT₂A, que se cree son los principales responsables de sus efectos psicodélicos.

2. 5-MeO-DMT (5-Metoxi-N,N-Dimetiltriptamina)

La diferencia estructural principal entre el DMT y el 5-MeO-DMT es la adición de un grupo metoxi (-OCH₃) en la posición 5 del anillo indol.

Esta modificación aumenta la hidrofobicidad de la molécula, lo que puede influir en su afinidad por diferentes receptores y en su capacidad para cruzar la barrera hematoencefálica.

El 5-MeO-DMT tiene una afinidad más alta por los receptores 5-HT₁A, además de los 5-HT₂A, lo que contribuye a sus distintos efectos psicológicos y físicos.

N, N-DMT y 5-MeO-N, N-DMT

Farmacología y mecánismos de acción

El DMT es metabolizado rápidamente en el cuerpo humano principalmente por las enzimas monoaminooxidasa (MAO) en el hígado y en el tracto gastrointestinal.

Esto explica la breve duración de sus efectos cuando se administra por inhalación o inyección, pero cuando se consume oralmente en forma de ayahuasca, los inhibidores de MAO presentes en la bebida previenen su descomposición, prolongando y modificando su experiencia psicodélica.

En el cerebro, el DMT actúa principalmente como un agonista en varios subtipos de receptores de serotonina, con una afinidad particular por el receptor 5-HT₂A.

La activación de este receptor es central para los efectos psicodélicos del DMT, provocando alteraciones significativas en la percepción, el pensamiento y la emoción.

Además, el DMT puede interactuar con otros receptores de serotonina y posiblemente con receptores de dopamina y sigma-1, contribuyendo a la complejidad de sus efectos.

El 5-MeO-DMT por su parte también actúa como un potente agonista de los receptores de serotonina 5-HT₂A, aunque se ha sugerido que tiene una mayor afinidad por el 5-HT₁A.

Esta diferencia en la afinidad de los receptores de serotonina podría ser la responsable de la diferencia en las experiencias inducidas por el 5-MeO-DMT, las cuales suelen describirse como más intensas y menos visuales, más orientadas hacia experiencias internas profundas y a menudo místicas o unificadoras.

Consumo y experiencia

La ayahuasca se consume oralmente, lo que resulta en una experiencia prolongada debido a la presencia de IMAO.

Por otro lado, los extractos de DMT puro (como de la Mimosa) y el 5-MeO-DMT generalmente se fuman o vaporizan, lo que lleva a efectos más intensos pero de menor duración.

Estas experiencias, si bien subjetivas y altamente individuales, a menudo comparten temas comunes de unidad, interconexión y una sensación de encontrar un nivel de realidad más profundo o más fundamental.

La experiencia de la ayahuasca es a menudo descrita como más narrativa o emocional, involucrando a menudo purgas físicas y visiones.

El DMT puro ofrece una experiencia visual y cognitiva intensa de corta duración. El 5-MeO-DMT, por su parte, tiende a ser más abrumador y menos visual, con un enfoque más en la sensación de unidad o disolución del ego.

En resumen, aunque el compuesto activo principal pueda ser el mismo o similar, la fuente de DMT, la presencia de otros compuestos, y el método de consumo pueden influir significativamente en la naturaleza de la experiencia psicodélica.

Enzimas relacionadas

Interesantemente, la enzima necesaria para sintetizar DMT, la indolamina N-metiltransferasa (INMT), se ha encontrado en varios tejidos de mamíferos, incluidos los humanos.

Esto ha llevado a especulaciones sobre el papel del DMT en el cuerpo, incluyendo teorías sobre su presencia en el cerebro humano y su posible función en experiencias cercanas a la muerte y otras alteraciones de la conciencia.

Sin embargo, estas teorías siguen siendo objeto de investigación y debate en la comunidad científica.

La amplia distribución del DMT en el reino vegetal, y su rara presencia en el reino animal, subraya la diversidad de fuentes naturales de este potente enteógeno.

Cada fuente ofrece un contexto cultural y ceremonial único, reflejando la rica interacción entre los seres humanos y los compuestos psicoactivos a lo largo de la historia.

Recomendamos

Escribe un Comentario